REPITE SIEMPRE QUE PUEDAS: JESÚS, MARÍA, OS AMO, SALVAD LAS ALMAS.

La Virgen María, Madre de Dios

FUENTES DE ESTA WEB: http://www.franciscanos.org

                                           

                                   http://www.legiondemaria.org

 

                                            http://forosdelavirgen.org/

 

                                   http://www.ewtn.com/

 

                                   http://www.corazones.org/

 

                                            http://www.aleteia.org/

La Virgen María, Madre de Dios «Salve, Señora, santa Reina, santa Madre de Dios, María, que eres Virgen hecha Iglesia y elegida por el santísimo Padre del cielo, a la cual consagró Él con su santísimo amado Hijo y el Espíritu Santo Paráclito, en la cual estuvo y está toda la plenitud de la gracia y todo bien» (San Francisco, Saludo a la B.V. María).

 

«Santa Virgen María, no ha nacido en el mundo ninguna semejante a ti entre las mujeres, hija y esclava del altísimo y sumo Rey, el Padre celestial, Madre de nuestro santísimo Señor Jesucristo, esposa del Espíritu Santo: ruega por nosotros... ante tu santísimo amado Hijo, Señor y maestro» (San Francisco, Antífona del Oficio de la Pasión).

 

«Francisco rodeaba de amor indecible a la Madre de Jesús, por haber hecho hermano nuestro al Señor de la majestad. Le tributaba peculiares alabanzas, le multiplicaba oraciones, le ofrecía afectos, tantos y tales como no puede expresar lengua humana» (2 Cel 198). «Francisco amaba con indecible afecto a la Madre del Señor Jesús, por ser ella la que ha convertido en hermano nuestro al Señor de la majestad y por haber nosotros alcanzado misericordia mediante ella. Después de Cristo, depositaba principalmente en la misma su confianza; por eso la constituyó abogada suya y de todos sus hermanos» (LM 9,3).

 

«El misterio de la maternidad divina eleva a María sobre todas las demás criaturas y la coloca en una relación vital única con la santísima Trinidad. María lo recibió todo de Dios. Francisco lo comprende muy claramente. Jamás brota de sus labios una alabanza de María que no sea al mismo tiempo alabanza de Dios, uno y trino, que la escogió con preferencia a toda otra criatura y la colmó de gracia».

 

«Puesto que la encarnación del Hijo de Dios constituía el fundamento de toda la vida espiritual de Francisco, y a lo largo de su vida se esforzó con toda diligencia en seguir en todo las huellas del Verbo encarnado, debía mostrar un amor agradecido a la mujer que no sólo nos trajo a Dios en forma humana, sino que hizo "hermano nuestro al Señor de la majestad"» (K. Esser).

 

«El intenso amor a Cristo-Hombre, tal como lo practicó San Francisco y como lo dejó en herencia a su Orden, no podía dejar de alcanzar a María Santísima. Las razones del corazón católico y de la caballerosidad de San Francisco lo llevaban al amor encendido de la Madre de Dios... San Francisco cultivó con esmero y con toda su intensidad el servicio a la Virgen Santísima dentro de los moldes caballerescos y condicionado a su concepto y a su práctica de la pobreza. Nada más conmovedor y delicado en la vida de este santo que la fuerte y al mismo tiempo dulce y suave devoción a la Madre de Dios» (C. Koser).

PRACTIQUEMOS ESTAS DEVOCIONES REZANDOLAS TODOS LOS DIAS:

 

 

POSTS DEL BLOG: "AMARAJESUS"

.

PROMESAS A LOS CINCO SÁBADOS DE MES (01 OCT) (vie, 30 sep 2016)
CINCO PRIMEROS SABADOS DE MES Lucía, vidente de Fátima, era postulante en el Convento de las Doroteas en Pontevedra, España cuando tiene una aparición de la Virgen sobre una nube de luz, con el Niño Jesús a su lado. La Santísima Virgen puso su mano sobre el hombro de Lucía, mientras en la otra sostenía su corazón rodeado de espinas. El Niño le dijo: "Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie que haga un acto de reparación para sacárselas." Inmediatamente dijo Nuestra Señora a Lucía: "Mira, hija mía, mi Corazón cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan sin cesar con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, procura consolarme y di que a todos los que, durante cinco meses, en el primer sábado, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen el Rosario y me hagan compañía durante 15 minutos meditando en los misterios del rosario con el fin de desagraviarme les prometo asistir en la hora de la muerte con las gracias necesarias para su salvación" Lucía le habló (a Jesús) de la confesión para los primeros sábados y preguntó si valía hacerla en los ocho días. Jesús contestó: "Sí; todavía con más tiempo, con tal que me reciban en estado de gracia y tengan intención de desagraviar al Inmaculado Corazón de María". La intención de hacer esta reparación al Inmaculado Corazón de María puede ponerse al principio. ¿Por qué 5 Sábados? Después de haber estado Lucía en oración, Nuestro Señor le reveló la razón de los 5 sábados de reparación:  "Hija mía, la razón es sencilla: se trata de 5 clases de ofensas y blasfemias proferidas contra el Inmaculado Corazón de María: 1-  Blasfemias contra su Inmaculada Concepción. 2-  Contra su virginidad. 3-  Contra su Maternidad Divina, rehusando al mismo tiempo recibirla como Madre de los hombres. 4-  Contra los que procuran públicamente infundir en los corazones de los niños, la indiferencia, el desprecio y hasta el odio hacia la Madre Inmaculada. 5-  Contra los que la ultrajan directamente en sus sagradas imágenes.” "He aquí hija mía, por que ante este Inmaculado Corazón ultrajado, se movió mi misericordia a pedir esta pequeña reparación, y, en atención a Ella, a conceder el perdón a las almas que tuvieran la desgracia de ofender a mi Madre. En cuanto a ti procura incesantemente con tus oraciones y sacrificios moverme a misericordia para con esas almas".
>> Leer más

DOS GRANDES NOVENAS A LOS SAGRADOS CORAZONES DE JESÚS Y MARÍA (01 OCT) (vie, 30 sep 2016)
SAGRADOS CORAZONES DE JESUS Y MARIA Estas dos grandes Novenas no son oraciones sino que se trata de comulgar los Primeros Viernes y Sábados de Mes durante NUEVE meses seguidos en reparación a los Sagrados Corazones de Jesús y de María. HISTORIA:  La Santísima Virgen favoreció con abundantes locuciones y visiones extraordinarias, durante varios años, a Sor Natalia Magdolna (1901-1992), religiosa húngara, nacida cerca de Pozsony (en la actual Eslovaquia), perteneciente a la congregación de Hermanas del Buen Pastor de Sta. Mª Magdalena de Keeskemet. Su vida estuvo llena de gracias sobrenaturales y de una intensa comunicación con Dios. Murió en olor de santidad, siendo de edad ya avanzada. Las promesas que a continuación ofrecemos, están entresacadas de varios mensajes que Jesús y María le comunicaron, y que fueron editados en el libro "La Victoriosa Reina del Mundo" por Ediciones Xaverianas, S.A. de C.V. - Ave. Juan Palomar y Arias 694 - Prados Providencia - A.P.1/133-44100 Guadalajara, Jal. (MÉXICO). Puede leer o descargar el libro completo "La Victoriosa Reina del Mundo", haciendo clic aquí. El Padre Jeno Krasznay, Director Espiritual de Sor María Natalia por algún tiempo, renombrado teólogo europeo y Auxiliar del Obispo Isvan Hasz, declaró verídicas estas experiencias místicas, así como las visiones y mensajes, tras un largo período de investigación y examen.  Dice Sor Natalia:  El 15 de agosto de 1942, Jesús me dio una enorme gracia. Durante una visión me dio una gran promesa para aquellos que hicieran una novena en honor de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María. Me dijo: -Hija mía, mira a tu Madre como Reina del Mundo. Ámala y trátala con la confianza de un niño. Esto lo quiero de ti y de todos. Entonces levantó un poco el manto de su Madre, me mostró su Inmaculado Corazón y, volteándose hacia el mundo, dijo: -He aquí el Corazón Inmaculado de mi Madre en el que he puesto mis gracias para el mundo y para las almas. Este Corazón es la fuente de mis gracias, del que fluyen la vida y la santificación del mundo. Como el Padre celestial Me lo dio todo a Mí, del mismo modo Yo le di mi victorioso poder sobre el mundo y sobre el pecado al Inmaculado Corazón de mi Madre. A través de mi hija, Margarita María Alacoque, la prometí al mundo grandes cosas, pero como mi bondad es infinita ahora ofrezco todavía más. -Si la gente desea ganar los beneficios de mis promesas debe amar y venerar el Inmaculado Corazón de mi Madre. La señal más grande de esta veneración es que comulguen, bien preparados y arrepentidos en nueve sábados primeros, paralelamente con los nueve viernes primeros. Sus intenciones deberán consolar a mi Corazón al mismo tiempo que al Corazón Inmaculado de mi Madre. Entendí que Jesús estaba pidiendo lo mismo para su Madre que lo que había pedido a santa Margarita para sí mismo. Le pregunté a Jesús: -¿Debemos consolar también a tu Madre, ya que ella recibe tantas ingratitudes? Jesús respondió: -Querida hija, si alguien me hiere, esta persona hiere también a mi Madre. Si alguien me consuela, consuela al mismo tiempo a mi Madre, porque mi Madre y Yo somos uno en el amor. Cuando el Salvador me dijo esto, entendí muchas cosas sobre la unidad de los dos Sacratísimos Corazones. Jesús me dijo también que si alguien se confiesa con regularidad una vez por mes, no hace falta que se confiese para ir a la comunión, si no ha cometido ningún pecado mortal desde la última confesión. Jesús me enseñó esta oración para los primeros sábados: «Sacratísimo Corazón de Jesús, te ofrezco esta santa comunión por medio del Corazón Inmaculado de María, para consolarte por todos los pecados cometidos contra Ti». Las 33 promesas de Jesús para aquellos que hagan la doble novena Todo lo que me pidan por medio del Corazón de mi Madre –a condición de que la petición sea compatible con la voluntad del Padre- lo concederé durante la novena. Sentirán en cada circunstancia la extraordinaria ayuda de mi Madre, junto con sus bendiciones. Paz, armonía y amor reinarán en sus almas y en las almas de los miembros de sus familias. Protegeré a sus familias de contrariedades, engaños e injusticias. Los matrimonios se mantendrán juntos y, si uno ya se ha ido, él o ella, volverá. Los miembros de sus familias se comprenderán unos con otros y perseverarán en la fe. Las madres, en particular las que esperan, recibirán una especial protección para ellas, así como para sus hijos. Los pobres recibirán alojamiento y comida. Los llevaré a amar la oración y el sufrimiento. Aprenderán a amar a Dios y a sus prójimos. Los pecadores se convertirán sin dificultad aunque sea otra la persona que hace esta novena por ellos. Los pecadores no volverán a caer en su estado anterior. No solamente recibirán perdón por sus pecados sino que, a través de una perfecta contrición y amor, recuperarán la inocencia bautismal. Aquellos que hagan esta novena en su inocencia bautismal (especialmente los niños) nunca ofenderán a mi corazón con pecados graves. Los pecadores que se arrepientan sinceramente escaparán no sólo del infierno sino también del purgatorio. Los creyentes tibios se volverán fervorosos, perseverarán y alcanzarán la perfección y la santidad en un corto tiempo. Si los padres u otros miembros de la familia hacen esta novena, ninguno de esa familia será condenado al infierno. Mucha gente joven recibirá el llamado a la vida religiosa y al sacerdocio. Los descreídos se volverán creyentes y aquellos que andan sin dirección volverán a la Iglesia. Los sacerdotes y religiosos permanecerán fieles a su vocación. Los que no fueron fieles recibirán la gracia de una sincera contrición y la  posibilidad de regresar. Los padres y la gente en posiciones de mando recibirán ayuda en sus necesidades espirituales y materiales. El cuerpo estará libre de tentaciones del mundo y de la carne. El orgulloso se volverá humilde; el impetuoso se volverá amoroso. Las almas fervorosas sentirán la dulzura de la oración y el sacrificio; nunca serán atormentadas por la inquietud o la duda. Las personas agonizantes no sufrirán los ataques de Satanás. Se irán súbitamente, con una muerte inesperada. Los moribundos experimentarán un deseo vehemente de la vida eterna; de este modo, ellos se abandonarán a mi voluntad y se irán de la vida en los brazos de mi Madre. Sentirán la extraordinaria protección de mi Madre en el juicio final. Recibirán la gracia de tener compasión y amor hacia mi sufrimiento y el de mi Madre. Aquellos que se esfuerzan por ser perfectos obtendrán como un privilegio las principales virtudes de mi Madre: humildad, amor y pureza. Estarán acompañados con cierta alegría exterior e interior y con paz a lo largo de sus vidas, estén enfermos o sanos. Los sacerdotes recibirán la gracia de vivir en la presencia de mi Madre sin ninguna adversidad. Aquellos que progresen en su unión Conmigo recibirán la gracia de sentir esta unión. Sabrán lo que significa: «ellos ya no vivirán, sino que Yo viviré en ellos». Es decir, amaré con sus corazones, oraré con sus almas, hablaré con sus lenguas, y serviré con todo su ser. Experimentarán que lo bueno, hermoso, santo, humilde, manso, valioso y admirable en ellos, soy Yo. Yo, el Omnipotente, el Infinito, el único Señor, el único Dios, el único Amor. Las almas de aquellos que hagan esta novena estarán radiantes como lirios blancos alrededor del Corazón de mi Madre por toda la eternidad. Yo, el Divino Cordero de Dios, unido con mi Madre y con el Espíritu Santo, nos regocijaremos para siempre viendo las almas que a través del Inmaculado Corazón de mi Madre, ganarán la gloria de la eternidad. Las almas de los sacerdotes avanzarán siempre en fe y en virtud. La gran promesa de María  «Las puertas del infierno estarán cerradas el primer sábado de cada mes. Nadie entrará al infierno en ese día. Sin embargo, las puertas del Purgatorio estarán abiertas. Así muchas almas podrán alcanzar el cielo. Ésta es la obra del Amor misericordioso de mi Hijo. Ésta es la recompensa para esas almas que veneran a mi Inmaculado Corazón». Cuando el Salvador me habló de los primeros sábados no estaba yo enterada que la Santísima Virgen en Fátima había pedido solamente cinco primeros sábados, en comparación con los nueve de los mensajes que yo había recibido. Por lo tanto, las autoridades de la Iglesia quisieron saber por qué el Salvador pidió nueve mientras la Virgen María en Fátima había pedido sólo cinco. El Divino Salvador contestó: «La petición de mi Madre de cinco sábados es signo de su humildad. Aunque Ella es glorificada en el cielo, vive en el espíritu de la humildad y por lo tanto Ella no se considera merecedora de recibir ninguna devoción que sea igual a la Mía. Mi petición es una señal de mi amor, que no puede soportar la idea de recibir más que Ella quien está tan unida a Mí en este amor». Por esto entendí que la razón por la que debe hacerse reparación en los nueve primeros sábados es porque Jesús pidió nueve viernes para Él a santa Margarita María Alacoque. Con eso nosotros consolaremos a Jesús y honraremos a Nuestra Señora, entregándonos a ella, y así por medio de su Inmaculado Corazón llegaremos a Jesús.
>> Leer más

DEBEMOS REZAR TODOS LOS DIAS LAS SIGUIENTES ORACIONES Y AYUNAR MIÉRCOLES Y VIERNES (LOS QUE NO ESTÉN ENFERMOS). HAGAMOSLO HERMANOS EN CRISTO, ESTAMOS EN LOS TIEMPOS FINALES. TOMEMOSLO EN SERIO. (vie, 30 sep 2016)
DAR GRACIAS A DIOS NUESTRO SEÑOR Gracias por ser mi guía, por el aire que respiro porque puedo ver el día, por estar vivo/a y sentirte dentro mío. Por saber que no estoy solo/a, por querer a mis hermanos, por mi familia, mi hogar, por la Luz que has derramado. Gracias por las alegrías, por darme a tu Madre, como Madre, por la Cruz de cada día, porque con ella quiere salvarme. Amén. ORACIONES QUE SALVAN MUCHAS ALMAS DE ESTE MUNDO Y SACAN DEL PURGATORIO.    1.-PRIMERA ORACIÓN Oración que salva miles de almas En el nombre del Padre...,Señor mío Jesucristo... ¡Oh Jesús! yo os pido humildemente me concedáis la gracia de salvar un alma por cada latido de mi corazón, unido a los latidos del vuestro y a los del Corazón Inmaculado de vuestra Santísima Madre. Os lo suplico por vuestra Preciosa Sangre y vuestra Divina Misericordia, salva las almas, sálvalas Señor. Padre nuestro, Ave María y Gloria. Extraordinaria promesa de Cristo “Si me piden salvar un alma por cada latido de su corazón, se lo concederé a quien me lo pida” (Mensaje del Señor a los Siervos del Divino Amor, año 1976). Nota explicativa: Esta Oración es válida sólo durante 24 horas ( por esto hay que rezarla todos los días), y se refiere a la salvación de almas que aún viven. No es aplicable, por tanto a las almas del Purgatorio. (Con licencia eclesiástica)  2.-SEGUNDA ORACION  MENSAJE DE AMOR QUE LE COMUNICO EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS La fórmula de este Acto es: "Jesús, María, Os Amo, Salvad las Almas"  Esta oración comprende todo: Las almas del Purgatorio, las de la Iglesia militante, las almas inocentes, los pecadores, los moribundos, lospaganos, todas las almas. Con ella podemos pedir la conversión de los pecadores, la unión de las Iglesias, por la santificación de los sacerdotes, por las vocaciones del estado sacerdotal y religioso. En un acto subido de amor a Dios y a la Santísima Virgen María y puede decidir la salvación de un moribundo, reparar por mil blasfemias, como ha dicho Jesús a Sor Consolata, etc., etc. "¿Quieres hacer penitencia? ¡Ámame!", dijo Nuestro Señor a Sor Consolata. A propósito, recordemos las palabras de Jesucristo al Fariseo Simón sobre Magdalena penitente: "Le son perdonados muchos pecados, porque ha amado mucho".  3.- TERCERA ORACIÓN Oremos por las Almas del purgatorio. Es una obra de Caridad y Misericordia. "Padre eterno, yo te ofrezco la preciosísima Sangre de tu Divino Hijo Jesús, en unión con las misas celebradas hoy día a través del mundo por todas las benditas ánimas del purgatorio. 4. CUARTA ORACIÓN
>> Leer más

EVANGELIO SEGUN SAN JUAN (vie, 30 sep 2016)
Capítulo 13 1 Antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, él, que había amado a los suyos que quedaban en el mundo, los amó hasta el fin. 2 Durante la Cena, cuando el demonio ya había inspirado a Judas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarlo, 3 sabiendo Jesús que el Padre había puesto todo en sus manos y que él había venido de Dios y volvía a Dios, 4 se levantó de la mesa, se sacó el manto y tomando una toalla se la ató a la cintura. 5 Luego echó agua en un recipiente y empezó a lavar los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que tenía en la cintura. 6 Cuando se acercó a Simón Pedro, este le dijo: «¿Tú, Señor, me vas a lavar los pies a mí?». 7 Jesús le respondió: «No puedes comprender ahora lo que estoy haciendo, pero después lo comprenderás». 8 «No, le dijo Pedro, ¡tú jamás me lavarás los pies a mí!». Jesús le respondió: «Si yo no te lavo, no podrás compartir mi suerte». 9 «Entonces, Señor, le dijo Simón Pedro, ¡no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza!». 10 Jesús le dijo: «El que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, porque está completamente limpio. Ustedes también están limpios, aunque no todos». 11 El sabía quién lo iba a entregar, y por eso había dicho: «No todos ustedes están limpios». 12 Después de haberles lavado los pies, se puso el manto, volvió a la mesa y les dijo: «¿comprenden lo que acabo de hacer con ustedes? 13 Ustedes me llaman Maestro y Señor, y tienen razón, porque lo soy. 14 Si yo, que soy el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, ustedes también deben lavarse los pies unos a otros. 15 Les he dado el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo hice con ustedes. 16 Les aseguro que el servidor no es más grande que su señor, ni el enviado más grande que el que lo envía. 17 Ustedes serán felices si, sabiendo estas cosas, las practican. 18 No lo digo por todos ustedes; yo conozco a los que he elegido. Pero es necesario que se cumpla la Escritura que dice: El que comparte mi pan se volvió contra mí. 19 Les digo esto desde ahora, antes que suceda, para que cuando suceda, crean que Yo Soy. 20 Les aseguro que el que reciba al que yo envíe, me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me envió». 21 Después de decir esto, Jesús se estremeció y manifestó claramente: «Les aseguro que uno de ustedes me entregará:. 22 Los discípulos se miraban unos a otros, no sabiendo a quién se refería. 23 Uno de ellos –el discípulo al que Jesús amaba– estaba reclinado muy cerca de Jesús. 24 Simón Pedro le hizo una seña y le dijo: «Pregúntale a quién se refiere». 25 El se reclinó sobre Jesús y le preguntó: «Señor, ¿quién es?». 26 Jesús le respondió: «Es aquel al que daré el bocado que voy a mojar en el plato». Y mojando un bocado, se lo dio a Judas, hijo de Simón Iscariote. 27 En cuanto recibió el bocado, Satanás entró en él. Jesús le dijo entonces: «Realiza pronto lo que tienes que hacer». 28 Pero ninguno de los comensales comprendió por qué le decía esto. 29 Como Judas estaba encargado de la bolsa común, algunos pensaban que Jesús quería decirle: «Compra lo que hace falta para la fiesta», o bien que le mandaba dar algo a los pobres. 30 Y en seguida, después de recibir el bocado, Judas salió. Ya era de noche. 31 Después que Judas salió, Jesús dijo: «Ahora el Hijo del hombre ha sido glorificado y Dios ha sido glorificado en él. 32 Si Dios ha sido glorificado en él, también lo glorificará en sí mismo, y lo hará muy pronto. 33 Hijos míos, ya no estaré mucho tiempo con ustedes. Ustedes me buscarán, pero yo les digo ahora lo mismo que dije a los judíos: «A donde yo voy, ustedes no pueden venir». 34 Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros. 35 En esto todos reconocerán que ustedes son mis discípulos: en el amor que se tengan los unos a los otros». 36 Simón Pedro le dijo: «Señor, ¿a dónde vas?». Jesús le respondió: «Adonde yo voy, tú no puedes seguirme ahora, pero más adelante me seguirás». 37 Pedro le preguntó: «¿Por qué no puedo seguirte ahora? Yo daré mi vida por ti». 38 Jesús le respondió: «¿Darás tu vida por mí? Te aseguro que no cantará el gallo antes que me hayas negado tres veces».
>> Leer más

PRIMER LIBRO DE SAMUEL (vie, 30 sep 2016)
Capítulo 25 La muerte de Samuel 1 Mientras tanto, murió Samuel. Todo Israel se reunió y estuvo de duelo por él, y lo sepultaron en su casa, en Ramá, David, por su parte, bajó al desierto de Parán. El pedido de David a Nabal 2 Había en Maón un hombre que tenía su hacienda en Carmel. Era un hombre muy rico; tenía tres mil ovejas y mil cabras, y estaba esquilando su rebaño en Carmel. 3 Su nombre era Nabal, del clan de Caleb, y su mujer se llamaba Abigail. La mujer era inteligente y atractiva, pero él era rudo y de mal carácter. 4 David oyó en el desierto que Nabal estaba esquilando su rebaño, 5 y envió a diez jóvenes con este encargo: «Suban a Carmel, preséntense a Nabal, y salúdenlo de mi parte. 6 Díganle: «¡Salud! ¡Paz para ti, paz para tu casa y para todos tus bienes! 7 Acabo de oír que te están esquilando el rebaño. Ahora bien, cuando tus pastores estuvieron con nosotros, nunca los hemos molestado, ni se les perdió nada durante todo el tiempo que estuvieron en Carmel. 8 Pregunta a tus servidores y ellos te informarán. Que estos muchachos reciban de ti una buena acogida, ya que llegamos en un día de fiesta. Dales, te lo ruego, lo que tengas a mano, para tus servidores y para tu hijo David». 9 Los jóvenes fueron a decir a Nabal todas estas cosas de parte de David, y se quedaron esperando. 10 Pero Nabal respondió a los servidores de David: «¿Quién es David y quién es el hijo de Jesé? Hoy en día hay muchos esclavos que se evaden de su dueño. 11 ¿Voy a tomar mi pan, mi agua y los animales que maté para mis esquiladores, y se los voy a dar a gente que ni siquiera sé de dónde viene?». 12 Los jóvenes de David reanudaron la marcha y se fueron de vuelta. Al llegar, transmitieron a David todas estas palabras. 13 Entonces David dijo a sus hombres: «Que cada uno se ciña su espada». Ellos se ciñeron cada uno su espada, y también David se ciñó la suya. Luego, unos cuatrocientos hombres subieron detrás de David, y los otros doscientos se quedaron con el equipaje. La actitud de Abigail con respecto a David 14 Uno de sus servidores le avisó a Abigail, la esposa de Nabal: «Mira que David envió a unos emisarios desde el desierto, para saludar a nuestro patrón, y él se abalanzó sobre ellos. 15 Sin embargo, esos hombres han sido muy buenos con nosotros. Nunca nos molestaron, ni perdimos nada durante todo el tiempo que anduvimos con ellos, cuando estábamos en campo abierto. 16 Ellos fueron para nosotros una muralla, de día y de noche, mientras estuvimos con ellos apacentando el rebaño. 17 Ahora piensa bien lo que debes hacer, porque es cosa decidida la ruina de nuestro patrón y de toda su casa. En cuanto a él, ¡no es más que un miserable, al que ni siquiera se le puede hablar!». 18 Sin pérdida de tiempo, Abigail tomó doscientos panes, dos odres de vino, cinco carneros adobados, cinco bolsas de grano tostado, cien racimos de pasas de uva y doscientas tortas de higo, y los cargó sobre unos asnos. 19 Luego dijo a sus servidores; «Adelántense ustedes, y yo iré detrás». Pero no le avisó nada a su esposo Nabal. 20 Mientras Abigail, montada en su asno, bajaba por un recodo de la montaña, David y sus hombres bajaban en dirección a ella. 21 Entre tanto, David pensaba: «En vano he protegido todo lo que este tenía en el desierto, sin que se le perdiera ninguno de sus bienes. El me ha devuelto mal por bien. 22 ¡Que Dios castigue a David una y otra vez, si dejo con vida hasta el alba a uno solo de sus hombres!». 23 Apenas vio a David, Abigail bajó inmediatamente del asno, y cayó ante él con el rostro en tierra. 24 Y postrada a sus pies, exclamó: «¡Que la falta recaiga sobre mí, señor! ¡Pero permite que tu servidora hable en tu presencia! ¡Escucha sus palabras! 25 Que mi señor no le haga caso a ese miserable de Nabal, porque su nombre dice lo que él es: él se llama Nabal, que significa "insensato", y la insensatez lo acompaña. Pero yo, tu servidora, no había visto a los jóvenes que había enviado mi señor. 26 Y ahora, ¡por la vida del Señor y por tu propia vida! es el mismo Señor el que te impide derramar sangre y hacerte justicia por tu mano. ¡Que tus enemigos y todos los que tratan de hacerte mal corran la misma suerte que Nabal! 27 Con respecto a este obsequio que le he traído a mi señor, que lo repartan entre tus seguidores. 28 Perdona, te lo ruego, la falta de tu servidora. Porque el Señor te hará seguramente una casa perdurable, ya que tú has combatido en las guerras del Señor y en toda tu vida no se encuentra en ti nada malo. 29 Y si un hombre se alza para perseguirte y atentar contra tu vida, la vida de mi señor estará bien guardada en la bolsa de los vivientes, junto al Señor, tu Dios, mientras que él revoleará con su honda la vida de tus enemigos. 30 Cuando el Señor te haga todo el bien que te ha prometido y te ponga como jefe en Israel, 31 que no tengas que sentir turbación ni remordimiento de conciencia, por haber derramado sangre sin motivo y por haberte hecho justicia por ti mismo. Y cuando el Señor te colme de bienes, acuérdate de tu servidora». 32 Entonces David dijo a Abigail: «¡Bendito sea el Señor, el Dios de Israel, que hoy te envía a mi encuentro! 33 ¡Bendito sea tu buen tino, y bendiga también tú, que hoy me has impedido derramar sangre y hacerme justicia por mí mismo! 34 ¡Por la vida del Señor, el Dios de Israel, que me ha impedido hacerte daño, si no te hubieras apresurado a venir a mi encuentro, juro que antes de brillar el alba no le habría quedado vivo a Nabal ni un solo hombre!». 35 Luego David tomó lo que la mujer le había traído y le dijo: «Sube a tu casa en paz. He escuchado tu demanda y la tendré en cuenta». La muerte de Nabal 36 Cuando Abigail llegó a su casa, Nabal estaba celebrando un regio banquete. Nabal desbordaba de alegría; y como estaba completamente borracho, ella no le dijo ni una sola palabra antes del alba. 37 Pero a la mañana, cuando a Nabal ya se le había pasado la embriaguez, su mujer lo puso al tanto de lo sucedido. Entonces él tuvo un ataque al corazón y quedó paralizado. 38 Al cabo de unos diez días, el Señor hizo morir a Nabal. 39 Cuando David supo que Nabal había muerto, exclamó: «¡Bendito sea el Señor, que ha defendido mi causa contra la afrenta que recibí de Nabal y ha preservado del mal a su servidor! ¡El Señor hizo que la maldad de Nabal recayera sobre él mismo!». El matrimonio de David con Abigail Luego David mandó decir a Abigail que quería tomarla por esposa. 40 Los servidores de David se presentaron a Abigail en Carmel y le dijeron: «David nos ha mandado a verte para tomarte por esposa». 41 Ella se puso de pie, se postró con el rostro en tierra, y respondió: «Aquí está tu esclava dispuesta a lavar los pies de los servidores de mi señor». 42 Abigail se levantó rápidamente y montó en un asno, seguida de cinco de sus esclavas. Luego partió detrás de los enviados de David y él la tomó por esposa. 43 David también se había casado con Ajinóam de Izreel, y tuvo a las dos por esposas. 44 Saúl, por su parte, había dado a su hija Mical, la esposa de David, a Paltí, hijo de Lais, que era de Galím.
>> Leer más

EL P. AMORTH Y GARABANDAL (vie, 30 sep 2016)
alberto.jpg Septiembre 29, 2016 Escrito por Hna. Beatriz Liaño El pasado 16 de septiembre de 2016, fallecía en Roma el P. Gabriele Amorth. Era, seguramente, uno de los más conocidos exorcistas de todo el mundo, y también uno de los más temidos por Satanás. Además de no tenerle miedo al diablo, tampoco se lo tuvo a los micrófonos ni a las cámaras. Es más, no desaprovechaba ocasión de usarlos cuando se le ofrecían, para publicar que el demonio existe, que no es un cuento, y que es un ser malvado, que odia a Dios y que, movido de una perversa envidia, busca la ruina eterna de los seres humanos. Lo que quizás no se conozca tanto de él fue la relación que tuvo con las apariciones de la Virgen en San Sebastián de Garabandal (1961-1964 Cantabria, España). Yo lo supe casi por casualidad, o mejor dicho, por providencia. Al llegarme la noticia de su muerte, afluyeron a mi cabeza los recuerdos de algunos encuentros que tuvimos con él en Roma, en los años en los que yo viví allí. Debió de ser el año 2006 o 2007. Me sonreí recordando mi primera conversación con él, a través del teléfono… Habíamos pensado en grabarle una entrevista de vídeo, para nuestro apostolado con los medios de comunicación social. Debo confesar que, en aquel momento, yo lo desconocía casi todo sobre la actividad extraordinaria de Satanás. Nunca había hablado con un exorcista y, la verdad, me daba un poco de respeto hacerlo. Marqué el número de teléfono y esperé a escuchar el tono de llamada. De pronto, saltó un contestador automático en el que la voz del P. Amorth – la áspera voz de un anciano desgastado tras miles de horas batallando con Satanás – emitía un mensaje breve y conciso. Aún lo recuerdo casi con las palabras textuales. Decía así: “Querido hijo, el P. Amorth está muy ocupado y solo atiende a personas de la Diócesis de Roma. Si no perteneces a la Diócesis de Roma, ponte en contacto con tu Obispo para solicitarle entrevista con el exorcista de tu Diócesis. Si perteneces a la Diócesis de Roma, deja tu mensaje después de oír la señal. En todo caso, te bendigo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo…”Recuerdo que solté el teléfono como si me hubiera dado calambre… Reflexioné un momento sobre la cantidad de llamadas que el P. Amorth debía recibir al cabo del día para tener que dejar un mensaje así en el contestador. Volví a marcar el número. Esta vez fui capaz de llegar hasta el final. Comencé a dejar mi mensaje. Me preguntaba qué pensaría el famoso exorcista al escuchar el mensaje de una monja que trabajaba con medios de comunicación y quería hacerle una entrevista. No me dejó terminar de hablar. De pronto, el teléfono se descolgó, y me encontré hablando con el P. Amorth. Al explicarle lo que buscaba de él, buscó un hueco en su agenda y concertamos una cita en un par de semanas. El día señalado, llegué con otra hermana a la Casa Generalicia de la Sociedad de San Pablo donde residía el P. Amorth.Para mi sorpresa, el “despacho” del P. Amorth era una antigua lavandería situada al fondo del jardín: las paredes cubiertas de azulejos, una especie de fregadero, y también una mesa camilla con algunas sillas, una vieja butaca… No era un lugar muy acogedor, la verdad. El P. Amorth explicó que había escogido ese rincón del jardín porque allí no molestaba a sus hermanos de comunidad con los gritos de las personas a las que exorcizaba. Aunque allí solo recibía a los “menos ruidosos”. Tenía otro lugar, un pequeño templo no parroquial dentro de Roma, donde rezaba sobre los “más ruidosos”… Hablaba con toda normalidad del tema, como quien te cuenta lo que ha desayunado esa mañana. Me impresionó descubrir que, el “gran exorcista”, era un anciano menudo, de aspecto frágil, acogedor y bromista. No perdió mucho tiempo en presentaciones. Lo importante era la entrevista y no le quería robar tiempo. Entre otras muchas cosas, le pregunté cuántas horas dedicaba al día a los exorcismos. Me respondió que, de la mañana a la noche, de lunes a lunes, todos los meses del año salvo agosto, que lo reservaba para rezar, hacer ejercicios espirituales y peregrinar a algún Santuario de la Virgen. Decía que le ayudaba recordar que tantos hermanos sacerdotes en tierras de misión no tienen posibilidad del más mínimo descanso. Las almas le necesitaban, y él se entregaba a ellas hasta el extremo de sus fuerzas. A medida que le iba escuchando, crecía más y más mi admiración hacia él. Recuerdo la seguridad con que dijo: “La vida de la gracia es una coraza que nos defiende de Satanás. No hay que tener miedo del demonio. Lo que hay que hacer es vivir en gracia, así no tendrá ningún poder sobre nosotros”. Me pareció un hombre con una fe tan grande, con una fortaleza de espíritu a la altura de los mártires, tan sensato, tan equilibrado… De pronto, empecé a sentirme empujada a hacerle una propuesta al P. Amorth. Por eso, antes de despedirnos le pregunté: “Padre, dentro de unos días llega a Roma nuestro fundador, el P. Rafael Alonso. ¿Puedo pedirle que nos haga un hueco en su apretada agenda para que él pueda venir y conocerle?”El P. Amorth reflexionó un momento, pero no mucho, la verdad. Metió la mano en el bolsillo. Yo pensaba que iba a sacar de ahí la típica agenda de bolsillo. Pues no. Para mi sorpresa sacó unas hojas enrolladas y atadas con una goma. Al extender las hojas descubrí lo que era: un calendario de pared, de esos que en cada hoja viene un mes, y cada número tiene un cuadrado alrededor con un espacio en blanco para anotar. Esa era la “agenda” del P. Amorth. En cada uno de esos cuadrados, escrito con letra pequeña, se amontonaban un montón de nombres… Tantas personas atormentadas por Satanás que buscaban remedio en la oración y dirección espiritual de este sacerdote tan generoso. Buscó entre los nombres y, al final, dijo: “Sí, esta sí, a esta puedo pedirle cambiar la fecha”. No sé quién era esa persona, pero le agradezco de corazón que nos cediera su hora semanal con el P. Amorth para poder tener ese segundo encuentro con él. Unos días después, volví al lavadero del fondo del jardín de los Paulinos. Esta vez íbamos un grupito de hermanas, algunos de nuestros hermanos, los Siervos del Hogar de la Madre, y el P. Rafael Alonso, fundador del Hogar de la Madre. El P. Amorth nos recibió con su sencillez habitual. Nos acomodamos como pudimos. Había que empezar presentándose y el P. Rafael tomó la palabra para explicarle al P. Amorth: “Yo soy Rafael Alonso, de España, sacerdote, y tengo como misión levantar un Santuario a nuestra Madre en Garabandal”. La verdad es que nadie esperaba que el P. Rafael iba a comenzar la conversación de esa manera. El P. Amorth le miró fijamente. Tuve la impresión de que se estaba emocionando al responder: “Por fin, por fin uno que cree. ¿Sabes? Yo he creído en Garabandal desde el comienzo de las apariciones”. Nuestra sorpresa se trocó en alegría. El P. Amorth nos explicó que, antes que exorcista, era especialista en Mariología. Pero no se había limitado a la teoría, sino que había cultivado siempre un tierno amor a la Virgen María. Cuando en el año 1961 le empezaron a llegar noticias sobre unas supuestas apariciones de la Virgen a cuatro niñas en un pueblecito de la montaña del norte de España, llamado San Sebastián de Garabandal, el P. Amorth comenzó a estudiar el fenómeno. Tenía en esos momentos 36 años. Reunió toda la información que pudo conseguir, leyó testimonios, hizo varias averiguaciones… Desde el primer momento le pareció evidente el carácter sobrenatural de los acontecimientos. Y había mantenido esa certeza con el pasar de los años. Supongo que la profunda relación que tenía con San Pío de Pietrelcina, que fue su confesor y director espiritual durante mucho tiempo, le confirmó en esa creencia. Tiempo después le volví a ver en una parroquia romana. Se celebraba una jornada en torno a la figura del P. Pío y el P. Amorth daba una de las charlas. Estábamos comentando con algunas personas en la sacristía, minutos antes de comenzar la charla. El párroco nombró las apariciones de Garabandal. El P. Amorth le respondió con viveza: “Tú sabes que yo siempre he creído en Garabandal”. El párroco le respondió entre carcajadas: “Sí, Padre sí, y yo también, no se preocupe”. Ahí pude comprobar que el P. Amorth no se avergonzaba de su posición con respecto de Garabandal, ni en privado, ni en público. Espero que nunca olvidemos las enseñanzas del P. Gabriele Amorth, ni sus consejos y advertencias contra el Malo. Y que tampoco olvidemos que este “especialista en demonología” no se asustó nunca de los ataques que recibieron las apariciones de Garabandal, contra las que pareció levantarse el infierno entero. Y este hombre luchaba a diario contra el infierno, así que un poco debía conocer a Satanás, su odio contra la Siempre Virgen y sus tácticas para apartar a las alma de la Verdad. Lo dicho. Que no nos olvidemos de las enseñanzas de este hombre de Dios.
>> Leer más

¿Y todo esto por amor a los musulmanes? No, por odio a los cristianos (vie, 30 sep 2016)
Diario digital Hispanidad 30/09/2016 12:37 en ArgumentosUltima hora ¿Y todo esto por amor a los musulmanes? No, por odio a los cristianos Decíamos ayer que Barack Obama tiene  miedo al Islam, frente al que se encuentra secuestrado y en pleno Síndrome de Estocolmo tras su sonoro fracaso con la primavera árabe. El problema del musulmán es que, por lo general, no respeta el país de acogida: no respeta ni su fe, ni su cultura, ni sus costumbres, ni sus mujeres. Por no hablar de la prepotencia con la que trata a los indígenas que le han acogido. Y en cuanto a ingratitud… simplemente vean el vídeo. Imposible comprobar todos los datos así que no podemos corroborarlos, pero bastaría con que fuera cierto la mitad de lo que dice. Vaya si bastaría. Ahora bien, todo sería asimilable si hubiera reciprocidad. Por ejemplo, si en Arabia Saudí, cuna del Islam, los cristianos pudieran practicar su religión libremente. Si hubiera, en resumen, reciprocidad. Pero mientras en España hay más de un millar de mezquitas si un cristiano viaja a Arabia Saudí con un evangelio -sí, la simple posesión de un evangelio- puede ser detenido, torturado y hasta condenado a muerte. Pero si dices algo de esto, eres un racista. ¿Y todo esto por amor a los musulmanes? No, por odio a los cristianos. Ya es hora de pararle los pies al Islam. Hispanidad redaccion@hispanidad.com
>> Leer más

TEXTO: Discurso del Papa en el encuentro con el Patriarca de toda Georgia (vie, 30 sep 2016)
El Papa en el momento de pronunciar su discurso. Foto: Captura Youtube El Papa en el momento de pronunciar su discurso. Foto: Captura Youtube 474 474 TIFLIS, 30 Sep. 16 / 08:50 am (ACI).- En su primer día de visita a Georgia, el Papa Francisco mantuvo también un encuentro con el Patriarca de toda la Georgia, Su Beatitud Ilia II. La reunión se produjo en la sede del Patriarcado Ortodoxo del país. Después de un encuentro en privado, ambos se trasladaron hasta la Sala de las Audiencias donde estaban presentes las delegaciones y algunos exponentes del mundo académico y de la cultura. El coro del patriarcado hizo un canto y después se realizó una ofrenda simbólica del té y el café de bienvenida. A continuación, Ilia II pronunció su discurso y a su fin lo hizo el Papa Francisco. A continuación, el discurso completo de Francisco: Es para mí una gran alegría y una gracia especial encontrarme con Su Santidad y Beatitud y los Venerables Metropolitas, Arzobispos y Obispos, miembros del Santo Sínodo. Saludo al Señor Primer Ministro y a los ilustres representantes del mundo académico y de la cultura. Santidad, con vuestra visita histórica al Vaticano, la primera de un Patriarca georgiano, usted abrió una nueva página en las relaciones entre la Iglesia Ortodoxa de Georgia y la Iglesia Católica. En aquella ocasión, intercambió con el Obispo de Roma el beso de la paz y la promesa de rezar el uno por el otro. Así se han reforzado los importantes lazos que existen entre nosotros desde los primeros siglos del cristianismo. Estos se han desarrollado y siguen siendo respetuosos y cordiales, como se pone de manifiesto también por la afectuosa acogida reservada a mis enviados y representantes; por la actividad de estudio e investigación de fieles ortodoxos georgianos en los Archivos Vaticanos y en las Pontificias Universidades; por la presencia en Roma de una comunidad vuestra, alojada en una iglesia de mi diócesis; y por la colaboración, sobre todo cultural, con la comunidad católica local. Como peregrino y amigo, he llegado a esta tierra bendita, cuando está a punto de concluir para los católicos el Año Jubilar de la Misericordia. También estuvo aquí el santo Papa Juan Pablo II, la primera vez de un Sucesor de Pedro, en un momento muy importante, en el umbral del Jubileo del 2000: vino a reforzar los «vínculos profundos y fuertes» con la Sede de Roma (Discurso en la ceremonia de bienvenida, Tiflis, 8 noviembre 1999) y a recordar lo importante que era, en el umbral del tercer Milenio, «la contribución de Georgia, esta antigua encrucijada de culturas y tradiciones, a la construcción […] de una civilización del amor» (Discurso en el Palacio patriarcal, Tiflis, 8 noviembre 1999). Ahora, la Providencia divina ha querido que nos encontremos de nuevo y, frente a un mundo sediento de misericordia, de unidad y de paz, nos pide que se dé un nuevo impulso, un renovado fervor a los lazos que nos unen, signo elocuente de los cuales es el beso de la paz y nuestro abrazo fraternal. La Iglesia Ortodoxa de Georgia, enraizada en la predicación apostólica, especialmente en la figura del apóstol Andrés, y la Iglesia de Roma, fundada sobre el martirio del apóstol Pedro, tienen así la gracia de renovar hoy, en el nombre de Cristo y para su gloria, la belleza de la fraternidad apostólica. En efecto, Pedro y Andrés eran hermanos: Jesús los llamó a dejar sus redes para ser, juntos, pescadores de hombres (cf. Mc 1,16-17). Querido hermano, dejémonos mirar de nuevo por el Señor Jesús, dejémonos atraer aún por su invitación a dejar todo lo que nos impide dar, juntos, el anuncio de su presencia. Nos sostiene en esto el amor que transformó la vida de los Apóstoles. Es el amor sin igual, que el Señor ha encarnado: « Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos» (Jn 15,13); y que nos lo ha dado para que nos amemos unos a otros como él nos ha amado (cf. Jn 15,12). En este sentido, el gran poeta de esta tierra parece que nos dirige también a nosotros algunas de sus célebres palabras: «¿Has leído cómo los apóstoles escribieron del amor, cómo hablan, cómo lo alaban? Conócelo, dirige tu mente a estas palabras: el amor nos eleva» "(S. Rustaveli, El Caballero de la piel de tigre, Tiflis 1988, estancia 785). Realmente el amor del Señor nos eleva, porque nos permite alzarnos por encima de las incomprensiones del pasado, de los cálculos del presente y de los temores del futuro. El pueblo georgiano ha dado testimonio durante siglos de la grandeza de este amor. Ha encontrado en él la fuerza para levantarse de nuevo después de muchas pruebas; gracias a él se ha elevado hasta las alturas de una extraordinaria belleza artística. Sin el amor, como ha escrito otro gran poeta, «el sol no reina en la bóveda del cielo», y para los hombres «no hay belleza ni inmortalidad» (G. Tabidze, «Senza l’amore», en Galaktion Tabidze, Tiflis 1982, 25). El amor es la razón de ser de la belleza inmortal de vuestro patrimonio cultural, que se expresa de muchas formas, como la música, la pintura, la arquitectura y la danza. Usted, querido Hermano, ha ofrecido una digna manifestación de ello, especialmente mediante la composición de apreciados himnos sagrados, algunos incluso en lengua latina y muy queridos en la tradición católica. Ellos enriquecen el tesoro de vuestra fe y cultura, un regalo único para la cristiandad y la humanidad, que merece ser conocido y apreciado por todos. La gloriosa historia del Evangelio en esta tierra se debe de una manera especial a santa Nino, que suele ser equiparada a los Apóstoles: difundió la fe bajo el signo particular de la cruz hecha de sarmiento de vid. No se trata de una cruz desnuda, porque la imagen de la vid, además del fruto que en esta tierra es excelente, representa al Señor Jesús. Él, en efecto, es «la vid verdadera», y pidió a sus Apóstoles que, como sarmientos, permanecieran firmemente injertados en él para dar fruto (cf. Jn 15,1- 8). Querido Hermano, para que también hoy el Evangelio dé fruto, se nos pide que permanezcamos todavía más enraizados en el Señor y unidos entre nosotros. Que la multitud de santos de este país nos anime a poner el Evangelio por encima de todo y a evangelizar como en el pasado y, más que en el pasado, libres de las ataduras de ideas preconcebidas y abiertos a la perenne novedad de Dios. Que las dificultades no sean un obstáculo, sino un estímulo que nos ayude a conocernos mejor, a compartir la sabia viva de la fe, a intensificar la oración de unos por otros y a cooperar con caridad apostólica en el testimonio común, para la gloria de Dios en el cielo y el servicio de la paz en la tierra. Al pueblo georgiano le gusta ensalzar, brindando con el fruto de la vid, sus valores más apreciados. Junto al amor que eleva, se da un papel especial a la amistad. «Quien no busca un amigo, es enemigo de sí mismo», nos recuerda una vez más el poeta (S. Rustaveli, El Caballero de la piel de tigre, estancia 847). Quiero ser un amigo sincero de esta tierra y de este querido pueblo, que no olvida el bien recibido y cuyo carácter hospitalario se combina con un estilo de vida verdaderamente lleno de esperanza, aún en medio de las dificultades, que nunca faltan. También esta actitud positiva tiene sus raíces en la fe, que lleva a los georgianos a invocar, en torno a la mesa, la paz para todos, recordando incluso a los enemigos. Con la paz y el perdón estamos llamados a vencer a nuestros verdaderos enemigos, que no son de carne y hueso, sino los espíritus del mal que están dentro y fuera de nosotros (cf. Ef 6,12). Esta tierra bendita está llena de héroes valientes según el Evangelio que, como san Jorge, fueron capaces de vencer al mal. Pienso en tantos monjes, y especialmente en los numerosos mártires, cuya vida ha triunfado «con la fe y la paciencia» (Ioane Sabanisze, Martirio de Abo, III): ha pasado por la prueba del dolor permaneciendo unida al Señor y ha dado así un fruto pascual, regando el suelo georgiano con la sangre derramada por amor. Que su intercesión alivie a tantos cristianos que todavía hoy en el mundo sufren persecuciones y atropellos, y fortalezca en nosotros el buen deseo de estar fraternalmente unidos para anunciar el Evangelio de la paz.
>> Leer más

Esta es la oración que Papa Francisco recitó en Georgia por la paz en el mundo (vie, 30 sep 2016)
Señor Jesús, adoramos tu cruz, que nos libra del pecado, origen de toda división y de todo mal; anunciamos tu resurrección, que rescata al hombre de la esclavitud del fracaso y de la muerte; esperamos tu venida gloriosa, que realiza el cumplimiento de tu reino de justicia, de gozo y de paz. Señor Jesús, por tu gloriosa pasión, vence la dureza de los corazones, prisioneros del odio y del egoísmo; por el poder de tu resurrección, arranca de su condición a las víctimas de la injusticia y de la opresión; por la fidelidad de tu venida, confunde a la cultura de la muerte y haz brillar el triunfo de la vida. Señor Jesús, une a tu cruz los sufrimientos de tantas víctimas inocentes: los niños, los ancianos, los cristianos perseguidos; envuelve con la luz de la Pascua a quienes se encuentran profundamente heridos: las personas abusadas, despojadas de su libertad y dignidad; haz experimentar la estabilidad de tu reino a quienes viven en la incertidumbre: los exiliados, los refugiados y quienes han perdido el gusto por la vida. Señor Jesús, extiende la sombra de tu cruz sobre los pueblos en guerra: que aprendan el camino de la reconciliación, del diálogo y del perdón; haz experimentar el gozo de tu resurrección a los pueblos desfallecidos por las bombas: arranca de la devastación a Iraq y Siria; reúne bajo la dulzura de tu realeza a tus hijos dispersos: sostén a los cristianos de la diáspora y concédeles la unidad de la fe y del amor. Virgen María, reina de la paz, tú que estuviste al pie de la cruz, alcánzanos de tu Hijo el perdón de nuestros pecados; tú que nunca dudaste de la victoria de la resurrección, sostén nuestra fe y nuestra esperanza; tú que has sido constituida reina en la gloria, enséñanos la majestad del servicio y la gloria del amor.  
>> Leer más

Para la misericordia de Dios nada es imposible (vie, 30 sep 2016)
30 septiembre – Irlanda, Knock: San Juan Pablo II regala una rosa de oro (1979)  Un Minuto con María Hagamos conocer y amar a María      “La fe de María desata el nudo del pecado”. ¿Qué significa esto? Los Padres conciliares (del Vaticano II) han tomado una expresión de san Ireneo que dice así: “El nudo de la desobediencia de Eva lo desató la obediencia de María. Lo que ató la virgen Eva por su falta de fe, lo desató la Virgen María por su fe” (Adversus Haereses, III, 22, 4). Cuando un niño desobedece a su madre o a su padre, podríamos decir que se forma un pequeño “nudo”. (…) Algo parecido ocurre en nuestras relaciones con Dios. Cuando no lo escuchamos, no seguimos su voluntad, cometemos actos concretos en los que mostramos falta de confianza en Él – y esto es pecado –, se forma como un nudo en nuestra interioridad. Y estos nudos nos quitan la paz y la serenidad. (…) Pero para la misericordia de Dios – lo sabemos – nada es imposible. Hasta los nudos más enredados se deshacen con su gracia. Y María, que con su “sí” ha abierto la puerta a Dios para deshacer el nudo de la antigua desobediencia, es la madre que con paciencia y ternura nos lleva a Dios, para que Él desate los nudos de nuestra alma con su misericordia de Padre. Papa Francisco: Oración mariana en ocasión del año de la Fe, 12 octubre 2013 w2.vatican.va
>> Leer más

El mes de octubre es el mes del Rosario. ¿Le gustaría que rezáramos juntos a la Virgen? (vie, 30 sep 2016)
Un Minuto con María Hagamos conocer y amar a María    ¿Le gustaría que rezáramos juntos a la Virgen? Queridos amigos, El mes de octubre es el mes del Rosario. ¿Le gustaría que rezáramos juntos a la Virgen? Un minuto con María le propone rezar diez avemarías por las tres intenciones siguientes durante el mes de octubre: las intenciones del Papa Francisco, las vocaciones de los jóvenes, y la paz en el mundo. La Comunidad Chemin Neuf que se encuentra en el Centro Internacional María de Nazaret, en Nazaret, desearía pedir a la Madre de Dios por usted. ¿Desea confiarle una intención personal? Para participar a esta campaña haga clic aquí. Durante el mes de octubre recemos juntos a María. ¡Que la Madre de Dios lo bendiga! El equipo de Un Minuto con María
>> Leer más

DE INTERÉS PARA EL CRISTIANO (jue, 29 sep 2016)
NECESIDAD DE LAS OBRAS 21 No son los que me dicen: «Señor, Señor», los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo. 22 Muchos me dirán en aquel día: «Señor, Señor, ¿acaso no profetizamos en tu Nombre? ¿No expulsamos a los demonios e hicimos muchos milagros en tu Nombre?». 23 Entonces yo les manifestaré: «Jamás los conocí; apártense de mí, ustedes, los que hacen el mal». 24 Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca. 25 Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero esta no se derrumbó porque estaba construida sobre roca. 26 Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena». 27 Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: esta se derrumbó, y su ruina fue grande». S. Mateo 7
>> Leer más

Lecturas del Viernes de la 26ª semana del Tiempo Ordinario (jue, 29 sep 2016)
.

Ciudad Redonda Enviar por email En PDF Imprimir Viernes, 30 de septiembre de 2016 Primera lectura Lectura del libro de Job (38,1.12-21;40,3-5):

El Señor habló a Job desde la tormenta: «¿Has mandado en tu vida a la mañana o has señalado su puesto a la aurora, para que agarre la tierra por los bordes y sacuda de ella a los malvados, para que la transforme como arcilla bajo el sello y la tiña como la ropa; para que les niegue la luz a los malvados y se quiebre el brazo sublevado? ¿Has entrado por los hontanares del mar o paseado por la hondura del océano? ¿Te han enseñado las puertas de la muerte o has visto los portales de las sombras? ¿Has examinado la anchura de la tierra? Cuéntamelo, si lo sabes todo. ¿Por dónde se va a la casa de la luz y dónde viven las tinieblas? ¿Podrías conducirlas a su país o enseñarles el camino de casa? Lo sabrás, pues ya habías nacido entonces y has cumplido tantísimos años.» 
Job respondió al Señor: «Me siento pequeño, ¿qué replicaré? Me taparé la boca con la mano; he hablado una vez, y no insistiré, dos veces, y no añadiré nada.»

Palabra de Dios Salmo Sal 138

R/. Guíame, Señor, por el camino eterno

Señor, tú me sondeas y me conoces;
me conoces cuando me siento o me levanto,
de lejos penetras mis pensamientos;
distingues mi camino y mi descanso,
todas mis sendas te son familiares. R/.

¿Adónde iré lejos de tu aliento,
adónde escaparé de tu mirada?
Si escalo el cielo, allí estás tú;
si me acuesto en el abismo, allí te encuentro. R/.

Si vuelo hasta el margen de la aurora,
si emigro hasta el confín del mar,
allí me alcanzará tu izquierda,
me agarrará tu derecha. R/.

Tú has creado mis entrañas,
me has tejido en el seno materno.
Te doy gracias, porque me has escogido portentosamente,
porque son admirables tus obras. R/. Evangelio Lectura del santo evangelio según san Lucas (10,13-16):

En aquel tiempo, dijo Jesús: «¡Ay de ti, Corozaín; ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, vestidas de sayal y sentadas en la ceniza. Por eso el juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras. Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al infierno. Quien a vosotros os escucha a mí me escucha; quien a vosotros os rechaza a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí rechaza al que me ha enviado.»

Palabra del Señor Comentario al Evangelio del viernes, 30 de septiembre de 2016 Enviar por email En PDF Imprimir Eguione Nogueira, cmf ¡Queridos hermanos y hermanas en Cristo! En la primera lectura Job consigue lo que tanto anhelaba: Dios le responde. Antes, Job había puesto en tela de juicio la moralidad de la creación. La respuesta de Dios invita a Job a una confrontación con sus propios cuestionamientos. Aunque la pedagogía de Dios es firme, sus palabras son respetuosas, diferente de los tres amigos de Job que le acusaron de haber pecado. Las palabras de Dios, especialmente en forma de preguntas, hace que Job descubra sus propias limitaciones y deje de ser el centro del universo. Ponernos en el centro de todo es la tendencia tenemos cuando algo en nuestra vida no va bien. La mirada de Dios, sin descuidar de nosotros, es más grande que nuestro pequeño mundo. Las preguntas que Dios le dirige a Job es una invitación a confrontar la vida desde una perspectiva más amplia, es decir, desde la mirada del propio Dios. Es una actitud egoísta fijarnos solamente en nuestros problemas, encerrarnos en nosotros mismos y olvidar que existe un mundo que cuenta con nuestra ayuda, que hay personas que nos necesitan. La respuesta de Job es una bella expresión de apertura al misterio, aún en medio del sufrimiento: “me siento pequeño”. Reconocerse pequeño fue su respuesta, su actitud y su oración. Esa es la actitud que nosotros debemos tener ante Dios y no sentirnos como el ombligo del mundo. Sin duda, la pequeñez nos hará ver nuestra existencia con otros ojos. En cierto sentido es la misma crítica que Jesús dirige hacia las ciudades en las que se anunció la Buena Nueva. El rechazo al mensaje de Jesús es una evidencia de la autosuficiencia en la que viven. Este es el problema de algunos países europeos cierran sus fronteras frente a la necesidad de tantas personas que huyen de la guerra y de la escasez económica en la que viven. Los nacionalismos, que suelen reforzar la identidad en detrimento del rechazo a los demás, son contrarios a la identidad cristiana y al mensaje del Evangelio. Celebramos la memoria de San Jerónimo, conocido especialmente por traducir la Biblia al latín, también conocida como Vulgata. Se puede ver, su amor por las Sagradas Escrituras reflejado en uno de sus escritos: “deseamos traducir las palabras en obras; no hablar de cosas santas, sino de hacerlas”. Pidamos su intercesión para que nosotros seamos capaces de traducir la Palabra de Dios en nuestras acciones. Fraternalmente, 
Eguione Nogueira, cmf
eguionecmf@gmail.com
>> Leer más

Novena a Nuestra Señora del Santo Rosario (jue, 29 sep 2016)
Hoy se inicia la novena a Nuestra Señora del Santo Rosario Tercer Día de la Novena a Nuestra Señora del Rosario (30) Cuarto Día de la Novena a Nuestra Señora del Rosario Quinto Día de la Novena a Nuestra Señora del Rosario Sexto Día de la Novena a Nuestra Señora del Rosario Séptimo Día de la Novena a Nuestra Señora del Rosario Octavo Día de la Novena a Nuestra Señora del Rosario Noveno Día de la Novena a Nuestra Señora del Rosario
>> Leer más

Novena a los Ángeles Custodios (jue, 29 sep 2016)
Hoy se inicia la Novena a los Ángeles Custodios Octavo Día de la Novena a los Ángeles Custodios (30) Noveno Día de la Novena a los Ángeles Custodios
>> Leer más

Novena a Santa Faustina Kowalska, apóstol de la Divina Misericordia (jue, 29 sep 2016)
Hoy se inicia la novena a Santa Faustina Kowalska, apóstol de la Divina Misericordia Quinto Día de la Novena a Santa Faustina Kowalska (30) Sexto Día de la Novena a Santa Faustina Kowalska Séptimo Día de la Novena a Santa Faustina Kowalska Octavo Día de la Novena a Santa Faustina Kowalska Noveno Día de la Novena a Santa Faustina Kowalska
>> Leer más

Mensajes de Nuestra Señora de San Nicolás (jue, 29 sep 2016)
Acercamiento a Dios. V. Abrirse a Dios; Búsqueda de Dios.
A Cristo por María. 27-09-89 ##                                                                                                     1719 Hijos míos: He aquí que Mi Corazón de Madre, está a vuestro alcance; sólo acercaos y lo experimentaréis. Conoced el Amor de Cristo, desde la Madre; Id a El, por la Madre. Nada os faltará en vuestra vida si no os falta el Amor a Dios. Bendito y Alabado sea El. Predica a todos tus hermanos. 02-10-89 ##                                                                                                    1724 Hija, hay en la mayoría de las almas un autodeseo de abastecerse a sí mismas, es que el espíritu está lejos del Espíritu. Solamente Dios, puede sacar al alma, de las profundidades. Hijos míos: Buscad la Mediación de la Madre, ya que muy cerca de vosotros está. Buscadla con fe y hallaréis la Luz del Señor. Amén, amén. Hazlo conocer. Leed: Romanos C. 10, V. 14 - 15 - 16 - 17 - 18      14 Pero, ¿cómo invocarlo sin creer en El? ¿Y cómo creer, sin haber oído hablar           de El?  ¿Y cómo oír hablar de El, si nadie lo predica?     15  ¿Y quienes predicarán, si no se los envía? Como dice la Escritura: ¡Qué          hermosos son los pasos de los que anuncian buenas noticias!        16 Pero no todos aceptan la Buena Noticia. Así lo dice Isaías: Señor ¿Quién           creyó en nuestra predicación?      17 La fe, por lo tanto, nace de la predicación y la predicación se realiza en virtud           de la Palabra de Cristo.      18 Yo me pregunto: ¿Acaso no la han oído? Si, por supuesto: Por toda la tierra          se extiende su Voz y Sus  Palabras llegan hasta los confines del mundo. 10-11-89 ##                   (Intención de la Novena del 17 al 25)                               1745 Sea vuestra oración en esta Novena: Para que cada día sea más amado el Corazón de María. Bendecid al Señor, por haberos dado el Corazón de Su Madre, para que os cobijéis en El. Bendecidlo, ya que por medio del Corazón de María, llegaréis al Corazón de Jesucristo. Hijos: Mirad al Cielo, ya que en el Cielo está la Madre junto al Hijo. Gloria al Todopoderoso. Hazlo conocer.
>> Leer más

MENSAJES LIBROS LA VERDADERA DEVOCIÓN AL CORAZÓN DE JESÚS Y MI INMACULADO CORAZÓN TRIUNFARÁ. (jue, 29 sep 2016)

>> Leer más

Dictados de Jesús a Marga (jue, 29 sep 2016)
El Reinado Eucarístico 15-IV-2015 Virgen María: Algunos no buscan conversión sino ‘querer saber’. Dicen que para preparar a la gente para la Segunda Venida. Poca preparación puede venir de un alma que no busca conversión, que no es sacrificada y que no reza. La falsa Iglesia hará su irrupción final dentro de poco porque ha estado insurgiendo desde hace tiempo. Y muchos se equivocarán con ella porque no han estado atentos a los signos de los tiempos. Todos los que no han sido hombre de sacrificio y de oración no podrán resistir.
>> Leer más

DEBEMOS REZAR TODOS LOS DIAS LAS SIGUIENTES ORACIONES Y AYUNAR MIÉRCOLES Y VIERNES (LOS QUE NO ESTÉN ENFERMOS). HAGAMOSLO HERMANOS EN CRISTO, ESTAMOS EN LOS TIEMPOS FINALES. TOMEMOSLO EN SERIO. (jue, 29 sep 2016)
DAR GRACIAS A DIOS NUESTRO SEÑOR Gracias por ser mi guía, por el aire que respiro porque puedo ver el día, por estar vivo/a y sentirte dentro mío. Por saber que no estoy solo/a, por querer a mis hermanos, por mi familia, mi hogar, por la Luz que has derramado. Gracias por las alegrías, por darme a tu Madre, como Madre, por la Cruz de cada día, porque con ella quiere salvarme. Amén. ORACIONES QUE SALVAN MUCHAS ALMAS DE ESTE MUNDO Y SACAN DEL PURGATORIO.    1.-PRIMERA ORACIÓN Oración que salva miles de almas En el nombre del Padre...,Señor mío Jesucristo... ¡Oh Jesús! yo os pido humildemente me concedáis la gracia de salvar un alma por cada latido de mi corazón, unido a los latidos del vuestro y a los del Corazón Inmaculado de vuestra Santísima Madre. Os lo suplico por vuestra Preciosa Sangre y vuestra Divina Misericordia, salva las almas, sálvalas Señor. Padre nuestro, Ave María y Gloria. Extraordinaria promesa de Cristo “Si me piden salvar un alma por cada latido de su corazón, se lo concederé a quien me lo pida” (Mensaje del Señor a los Siervos del Divino Amor, año 1976). Nota explicativa: Esta Oración es válida sólo durante 24 horas ( por esto hay que rezarla todos los días), y se refiere a la salvación de almas que aún viven. No es aplicable, por tanto a las almas del Purgatorio. (Con licencia eclesiástica)  2.-SEGUNDA ORACION  MENSAJE DE AMOR QUE LE COMUNICO EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS La fórmula de este Acto es: "Jesús, María, Os Amo, Salvad las Almas"  Esta oración comprende todo: Las almas del Purgatorio, las de la Iglesia militante, las almas inocentes, los pecadores, los moribundos, lospaganos, todas las almas. Con ella podemos pedir la conversión de los pecadores, la unión de las Iglesias, por la santificación de los sacerdotes, por las vocaciones del estado sacerdotal y religioso. En un acto subido de amor a Dios y a la Santísima Virgen María y puede decidir la salvación de un moribundo, reparar por mil blasfemias, como ha dicho Jesús a Sor Consolata, etc., etc. "¿Quieres hacer penitencia? ¡Ámame!", dijo Nuestro Señor a Sor Consolata. A propósito, recordemos las palabras de Jesucristo al Fariseo Simón sobre Magdalena penitente: "Le son perdonados muchos pecados, porque ha amado mucho".  3.- TERCERA ORACIÓN Oremos por las Almas del purgatorio. Es una obra de Caridad y Misericordia. "Padre eterno, yo te ofrezco la preciosísima Sangre de tu Divino Hijo Jesús, en unión con las misas celebradas hoy día a través del mundo por todas las benditas ánimas del purgatorio. 4. CUARTA ORACIÓN
>> Leer más

EVANGELIO SEGUN SAN JUAN (jue, 29 sep 2016)
Capítulo 12 1 Seis días antes de la Pascua, Jesús volvió a Betania, donde estaba Lázaro, al que había resucitado. 2 Allí le prepararon una cena: Marta servía y Lázaro era uno de los comensales. 3 María, tomando una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, ungió con él los pies de Jesús y los secó con sus cabellos. La casa se impregnó con la fragancia del perfume. 4 Judas Iscariote, uno de sus discípulos, el que lo iba a entregar, dijo: 5 «¿Por qué no se vendió este perfume en trescientos denarios para dárselos a los pobres?». 6 Dijo esto, no porque se interesaba por los pobres, sino porque era ladrón y, como estaba encargado de la bolsa común, robaba lo que se ponía en ella. 7 Jesús le respondió: «Déjala. Ella tenía reservado este perfume para el día de mi sepultura. 8 A los pobres los tienen siempre con ustedes, pero a mí no me tendrán siempre». 9 Entre tanto, una gran multitud de judíos se enteró de que Jesús estaba allí, y fueron, no sólo por Jesús, sino también para ver a Lázaro, al que había resucitado. 10 Entonces los sumos sacerdotes resolvieron matar también a Lázaro, 11 porque muchos judíos se apartaban de ellos y creían en Jesús a causa de él. 12 Al día siguiente, la gran multitud que había venido para la fiesta, se enteró de que Jesús se dirigía a Jerusalén. 13 Y, tomando hojas de palmera, salieron a su encuentro y lo aclamaban diciendo: «¡Hosana! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor, el rey de Israel!». 14 Al encontrar un asno, Jesús montó sobre él, conforme a lo que está escrito: 15 "No temas, hija de Sión; ya viene tu rey, montado sobre la cría de una asna". 16 Al comienzo, sus discípulos no comprendieron esto. Pero cuando Jesús fue glorificado, recordaron que todo lo que le había sucedido era lo que estaba escrito acerca de él. 17 La multitud que había estado con Jesús cuando ordenó a Lázaro que saliera del sepulcro y lo resucitó, daba testimonio de él. 18 Por eso la gente salió a su encuentro, porque se enteraron del signo que había realizado. 19 Los fariseos se dijeron unos a otros: «¿Ven que no adelantamos nada? Todo el mundo lo sigue». 20 Entre los que había subido para adorar durante la fiesta, había unos griegos 21 que se acercaron a Felipe, el de Betsaida de Galilea, y le dijeron: «Señor, queremos ver a Jesús». 22 Felipe fue a decírselo a Andrés, y ambos se lo dijeron a Jesús. 23 El les respondió: «Ha llegado la hora en que el Hijo del hombre va a ser glorificado. 24 Les aseguro que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto. 25 El que tiene apego a su vida la perderá; y el que no está apegado a su vida en este mundo, la conservará para la Vida eterna. 26 El que quiera servirme que me siga, y donde yo esté, estará también mi servidor. El que quiera servirme, será honrado por mi Padre. 27 Mi alma ahora está turbada, ¿Y qué diré: «Padre, líbrame de esta hora? ¡Sí, para eso he llegado a esta hora! 28 ¡Padre, glorifica tu Nombre!». Entonces se oyó una voz del cielo: «Ya lo he glorificado y lo volveré a glorificar». 29 La multitud que estaba presente y oyó estas palabras, pensaba que era un trueno. Otros decían: «Le ha hablado un ángel». 30 Jesús respondió: «Esta voz no se oyó por mí, sino por ustedes. 31 Ahora ha llegado el juicio de este mundo, ahora el Príncipe de este mundo será arrojado afuera; 32 y cuando yo sea levantado en alto sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí». 33 Jesús decía esto para indicar cómo iba a morir. 34 La multitud le respondió: «Sabemos por la Ley que el Mesías permanecerá para siempre. ¿Cómo puedes decir: «Es necesario que el Hijo del hombre sea levantado en alto»? ¿Quién es ese Hijo del hombre?». 35 Jesús les respondió: «La luz está todavía entre ustedes, pero por poco tiempo. Caminen mientras tengan la luz, no sea que las tinieblas los sorprendan: porque el que camina en tinieblas no sabe a dónde va. 36 Mientras tengan luz, crean en la luz y serán hijos de la luz». Después de hablarles así, Jesús se fue y se ocultó de ellos. 37 A pesar de los muchos signos que hizo en su presencia, ellos no creyeron en él. 38 Así debía cumplirse el oráculo del profeta Isaías, que dice: "Señor, ¿quién ha creído en nuestra palabra? ¿A quién fue revelado el poder del Señor"? 39 Ellos no podían creer, porque como dijo también Isaías: 40 "El ha cegado sus ojos y ha endurecido su corazón, para que sus ojos no vean y su corazón no comprenda, para que no se conviertan ni yo los cure". 41 Isaías dijo esto, porque vio la gloria de Jesús y habló acerca de él. 42 Sin embargo, muchos creyeron en él, aun entre las autoridades, pero a causa de los fariseos no lo manifestaron, para no ser expulsados de la sinagoga. 43 Preferían la gloria de los hombres a la gloria de Dios. 44 Jesús exclamó: «El que cree en mí, en realidad no cree en mí, sino en aquel que me envió. 45 Y el que me ve, ve al que me envió. 46 Yo soy la luz, y he venido al mundo para que todo el que crea en mí no permanezca en las tinieblas. 47 Al que escucha mis palabras y no las cumple, yo no lo juzgo, porque no vine a juzgar al mundo, sino a salvarlo. 48 El que me rechaza y no recibe mis palabras, ya tiene quien lo juzgue: la palabra que yo he anunciado es la que lo juzgará en el último día. 49 Porque yo no hablé por mí mismo: el Padre que me ha enviado me ordenó lo que debía decir y anunciar; 50 y yo sé que su mandato es Vida eterna. Las palabras que digo, las digo como el Padre me lo ordenó».
>> Leer más

PRIMER LIBRO DE SAMUEL (jue, 29 sep 2016)
Capítulo 24 Saúl perdonado por David 1 David subió de allí y se estableció en los sitios bien protegidos de Engadí. 2 Cuando Saúl volvió a perseguir a los filisteos, le dieron esta noticia: «David está en el desierto de Engadí». 3 Entonces reunió a tres mil hombres seleccionados entre todo Israel y partió en busca de David y sus hombres, hacia las Peñas de las Cabras salvajes. 4 Al llegar a los corrales de ovejas que están junto al camino, donde había una cueva, Saúl entró a hacer sus necesidades. En el fondo de la cueva, estaban sentados David y sus hombres. 5 Ellos le dijeron: «Este es el día en que el Señor te dice: "Yo pongo a tu enemigo en tus manos; tú lo tratarás como mejor te parezca"». Entonces David se levantó y cortó sigilosamente el borde del manto de Saúl. 6 Pero después le remordió la conciencia, por haber cortado el borde del manto de Saúl, 7 y dijo a sus hombres: «¡Dios me libre de hacer semejante cosa a mi señor, el ungido del Señor! ¡No extenderé mi mano contra él, porque es el ungido del Señor!». 8 Con estas palabras, David retuvo a sus hombres y no dejó que se abalanzaran sobre Saúl. Así Saúl abandonó la cueva y siguió su camino. La recriminación de David a Saúl 9 Después de esto, David se levantó, salió de la cueva y gritó detrás de Saúl: «¡Mi señor, el rey!». Saúl miró hacia atrDavid, iclinándose con el rostro en tierra, se postró 10 y le dijo: «¿Por qué haces caso a los rumores de la gente, cuando dicen que David busca tu ruina? 11 Hoy has visto con tus propios ojos que el Señor te puso en mis manos dentro de la cueva. Aquí se habló de matarte, pero yo tuve compasión de ti y dije: "No extenderé mi mano contra mi señor, porque es el ungido del Señor". 12 ¡Mira, padre mío, sí, mira en mi mano el borde de tu manto! Si yo corté el borde de tu manto y no te maté, tienes que comprender que no hay en mí ni perfidia ni rebeldía, y que no he pecado contra ti. ¡Eres tú el que me acechas para quitarme la vida! 13 Que el Señor juzgue entre tú y yo, y que él me vengue de ti. Pero mi mano no se alzará contra ti. 14 "La maldad engendra maldad", dice el viejo refrán. Pero yo no alzaré mi mano contra ti. 15 ¿Detrás de quién ha salido el rey de Israel? ¿A quién estás persiguiendo? ¡A un perro muerto! ¡A una pulga! 16 ¡Que el Señor sea el árbitro y juzgue entre tú y yo; que él examine y defienda mi causa, y me haga justicia, librándome de tu mano!». 17 Cuando David terminó de dirigir estas palabras a Saúl, este exclamó: «¿No es esa tu voz, hijo mío, David?», y prorrumpió en sollozos. 18 Luego dijo a David: «La justicia está de tu parte, no de la mía. Porque tú me has tratado bien y yo te he tratado mal. 19 Hoy sí que has demostrado tu bondad para conmigo, porque el Señor me puso en tus manos y tú no me mataste. 20 Cuando alguien encuentra a su enemigo, ¿lo deja seguir su camino tranquilamente? ¡Que el Señor te recompense por el bien que me has hecho hoy! 21 Ahora sé muy bien que tú serás rey y que la realeza sobre Israel se mantendrá firme en tus manos. 22 Júrame, entonces, que el Señor, que no extirparás mi descendencia después de mí, ni borrarás el nombre de mi familia». 23 Así se lo juró David a Saúl, y este se fue a su casa, mientras David y sus hombres subían a su refugio.
>> Leer más

María hizo terrestre aquel que era celeste (jue, 29 sep 2016)
29 septiembre – Arcángeles San Miguel, San Gabriel y San Rafael – San Gregorio El Iluminador, apóstol de Armenia (+ v. 325)  Un Minuto con María Hagamos conocer y amar a María       El primer evangelizador de Armenia, San Adday, habría recibido de San Lucas una imagen de la Virgen pintada por él. Los cristianos que huían las persecuciones de Roma vinieron a Armenia, al lugar preciso donde se veneraba esta imagen. San Gregorio de Narek (951-1003), armenio, fue una de las figuras eminentes del cristianismo de oriente, es considerado como el apóstol de Armenia. Fue un poeta, un maestro espiritual, un visionario y un doctor de la fe. Santo de la Iglesia apostólica armenia y de la Iglesia Católica, su proclamación como Doctor de la Iglesia fue anunciada el 21 de febrero de 2015 por el Papa Francisco. En la Iglesia Apostólica de Armenia, la liturgia pone en valor la personalidad de María. Ella es “el trono de la salvación, la mañana de la paz, el oriente del sol de justicia, la hija de la luz, la intérprete de la Divinidad, el Altar del Espíritu Santo, la Mediadora, la patrona de la Iglesia, la Reina del Universo, la Esperanza y el Refugio de los cristianos”. Si María hizo terrestre aquel que era celeste, tiene también el carisma de ajustar lo terrestre a lo celeste, es decir el hombre a Dios. Attilio GALLI, Madre della Chiesa dei Cinque continenti, Ed. Segno, Udine, 1997 K.A. SARAFIAN, The Armenian Apostolic Church, California 1959. Siéntesis F. Breynaert
>> Leer más

DE INTERÉS PARA EL CRISTIANO (mié, 28 sep 2016)
DISCERNIMIENTO DEL BIEN Y DEL MAL 13 Entren por la puerta estrecha, porque es ancha la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que van por allí. 14 Pero es angosta la puerta y estrecho el camino que lleva a la Vida, y son pocos los que lo encuentran. 15 Tengan cuidado de los falsos profetas, que se presentan cubiertos con pieles de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los reconocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los cardos? 17 Así, todo árbol bueno produce frutos buenos y todo árbol malo produce frutos malos. 18 Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo, producir frutos buenos. 19 Al árbol que no produce frutos buenos se lo corta y se lo arroja al fuego. 20 Por sus frutos, entonces, ustedes los reconocerán. S. Mateo 7
>> Leer más

Lecturas del Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael (mié, 28 sep 2016)
.

Ciudad Redonda Enviar por email En PDF Imprimir Jueves, 29 de septiembre de 2016 Primera lectura Lectura de la profecía de Daniel (7,9-10.13-14):

Durante la visión, vi que colocaban unos tronos, y un anciano se sentó; su vestido era blanco como nieve, su cabellera como lana limpísima; su trono, llamas de fuego; sus ruedas, llamaradas. Un río impetuoso de fuego brotaba delante de él. Miles y miles le servían, millones estaban a sus órdenes. Comenzó la sesión y se abrieron los libros. Mientras miraba, en la visión nocturna vi venir en las nubes del cielo como un hijo de hombre, que se acercó al anciano y se presentó ante él. Le dieron poder real y dominio; todos los pueblos, naciones y lenguas lo respetarán. Su dominio es eterno y no pasa, su reino no tendrá fin.

Palabra de Dios Salmo Sal 137,1-2a.2b-3.4-5.7c-8

R/. Delante de los ángeles tañeré para ti, Señor

Te doy gracias, Señor, de todo corazón; 
delante de los ángeles tañeré para ti, 
me postraré hacia tu santuario. R/.

Daré gracias a tu nombre: 
por tu misericordia y tu lealtad, 
porque tu promesa supera a tu fama; 
cuando te invoqué, me escuchaste, 
acreciste el valor en mi alma. R/.

Que te den gracias, Señor, los reyes de la tierra, 
al escuchar el oráculo de tu boca; 
canten los caminos del Señor, 
porque la gloria del Señor es grande. R/. Evangelio Lectura del santo evangelio según san Juan (1,47-51):

En aquel tiempo, vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño.»
Natanael le contesta: «¿De qué me conoces?»
Jesús le responde: «Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.»
Natanael respondió: «Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel.»
Jesús le contestó: «¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores.» Y le añadió: «Yo os aseguro: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.»

Palabra del Señor Comentario al Evangelio del jueves, 29 de septiembre de 2016 Enviar por email En PDF Imprimir Eguione Nogueira, cmf ¡ Queridos hermanos y hermanas en Cristo! Si antes nuestro mundo estaba poblado de ángeles, actualmente está poblado de “pokémons”. Hace unos meses fue lanzado el Pokémon GO, un juego que une el mundo real con la tecnología de la realidad virtual. Este juego nos muestra algo más profundo que la diversión, nos muestra el desencanto con el mundo puramente real. Nosotros tenemos necesidad de salir del mundo que se nos impone, de ir más allá del límite de la realidad que podemos ver. La humanidad siempre ha buscado la trascendencia, pues nunca se contenta con el mundo puramente material. La presencia de ángeles en nuestra vida es parte de la fe judaica y cristiana. Algunos tienen misiones especiales y son llamados de arcángeles. Son estos que la Iglesia celebra hoy: Miguel, Rafael y Gabriel. Aunque tenemos la costumbre de representarlos como hombres con rostro suave, en la Sagrada Escritura aparecen muchas veces como seres infunden temor, pues son la manifestación de la gloria y del poder de Dios que recuerdan a los hombres la adoración que deben dar a su Creador. Los ángeles perdieron su espacio en nuestra sociedad, cada vez más tecnológica y científica. Muchos fueron relegados a las estanterías esotéricas. Pero el Evangelio nos recuerda algo especial en estas figuras celestiales: ellos suben y bajan al servicio del Hijo del Hombre. Es una alusión a la escalera de Jacob, que une este mundo a la misma divinidad. Los ángeles nos hacen descubrir los secretos del cielo y nos introducen en el mismo proyecto soñado por Dios, es decir, así como ellos, nosotros también estamos llamados a la construcción de una historia en la que Cristo es el centro y es nuestro fin. Ellos son expresión de la comunicación de Dios con los hombres y de los hombres con Dios. Los pokémons pueden ser más entretenidos y nos hacen salir de nuestras casas con la misión de capturar otros pokémons, pero eso es un juego apenas, es lo virtual en lo real. La fe nos lleva a una aventura más emocionante: con Miguel somos llamados a combatir el buen combate de la fe, con Rafael a sanar las heridas de las personas y con Gabriel a anunciar buenas noticias, en especial la gran noticia de salvación del Evangelio. La realidad de los ángeles no es virtual, es celestial y, diferentemente de una pantalla de Smartphone, necesitamos los ojos de la fe para saber que existen seres que nos acompañan.  Fraternalmente, 
Eguione Nogueira, cmf
eguionecmf@gmail.com  
>> Leer más